7 sencillos consejos para meditar si eres principiante

persona meditando

La meditación tiene de poderosa lo que tiene de antigua, y aunque la he descubierto recientemente, he encontrado que es una maravillosa forma de conocernos e incluso convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos.

¿Conoces a esos deportistas que graban sus entrenamientos para revisarlos posteriormente y hacer los ajustes que correspondan?, algo así hacemos con la meditación. Amplía nuestra capacidad de auto-observación y nos da algo de perspectiva a la hora de enfrentar situaciones en la vida diaria. 

A través de mi práctica, he encontrado que he ganado mucha más claridad para actuar y he crecido en mi capacidad de aceptación (de situaciones y personas).

Es por eso que me gustaría darte estos 7 sencillos consejos para meditar para que empieces a hacerlo hoy mismo y construyas uno de los hábitos más importantes si estás interesado en la mejora continua.

1. Olvida todo lo que crees que es la meditación

La meditación está llena de un montón de ideas acerca de lo que debería ser y cómo se debería ver y seguro tú también las tienes. 

De ahora en adelante, el primero de mis consejos para meditar es que olvides cualquiera de esas ideas preconcebidas que tengas, tu proceso es sólo TUYO y no hay una forma correcta e incorrecta de meditar. 

La meditación es más acerca de cómo convertirse en un observador de nuestros pensamientos, tomar conciencia de lo que nos molesta e identificar esas cosas que vamos ocultando entre capas y capas de enojo, impaciencia, irritabilidad, hipersensibilidad, necesidad constante de estar ocupados y muchas otras más. 

2. Reduce tus expectativas 

Si has llegado aquí y tienes la inquietud acerca de meditar, es porque seguro has leído acerca de sus beneficios y sí, eventualmente los tiene pero déjame decirte que los primeros meses: Va a ser frustrante. Esa es la razón por la que la mayoría de las personas lo abandonan.

El proceso de la práctica meditativa no es lineal, tendrás días malos, con miles de pensamientos en la mente en los que piensas en todo, menos en el hecho de que estás meditando y habrán otros mejores.

Déjame darte una buena noticia, TODOS los días cuentan, buenos o malos, la única falla es no hacerlo.

Ama tu proceso tal como es, la aceptación es en sí un beneficio y se extenderá a otras áreas de tu vida. Con el tiempo, los resultados de tu práctica crecerán exponencialmente, confía.

3. Mantenlo simple

Sí, es genial tener un pequeño espacio adecuado para la meditación de esos dignos de Pinterest (de hecho yo quiero uno) pero a la larga, la meditación no se trata de nada de eso.

Para meditar en casa, por ejemplo, no necesitas más que:

  • Un espacio tranquilo donde no seas interrumpido por unos 10 o 20 minutos.
  • Sentarte con la espalda recta (puede ser en una silla si te es muy difícil cruzar las piernas).
  • Respirar. 
  • Observar tus pensamientos (sin juzgar).  

Si igualmente, deseas saber un poco más acerca de cómo adecuar un espacio de meditación en casa, te sugiero que revises nuestro artículo acerca de cómo crear un espacio de meditación en casa.

4. Debes hacerlo cada día

consejo para meditar

Piensa en la meditación como un regalo que te das cada día y por ese amor que te tienes a ti mismo, comprométete a hacerlo diariamente, todos y cada uno de los días.

Es un hábito como lavarse los dientes, tan importante como comer porque es darle atención a esos pensamientos y emociones que una y otra vez pasan por tu cabeza, es escucharte a ti mismo

¿Le dedicas y le das prioridad a cosas externas y a las demás personas y no te puedes dar un momento para fortalecer la base sobre la que se desarrollan todas tus relaciones: tu mente?

5. Medita en la mañana o en la noche

Estudios han identificado que, debido a los cambios en la química cerebral (en la noche, el cerebro produce melatonina que permite que nos relajemos para poder dormir), las ondas cerebrales tienden a tener menores niveles de actividad por la noche antes de acostarnos y en la mañana al despertar; esto favorece que alcancemos con mayor facilidad un estado meditativo.

6. Medita al menos por 10 minutos. 

Meditar por lo menos por 10 minutos es el sexto de mis consejos para meditar, y antes de que tu mente salga con la habitual excusa de “no tengo tiempo” piensa en esto: 

Entre más meditas, más tiempo liberas en tu día a día porque vas a poder tomar mejores decisiones, podrás estar más presente. 

Al meditar, dejas de ocupar energía mental en preocupaciones sin sentido acerca del pasado o futuro y, reduciendo ese gasto mental, empiezas a tomar decisiones con más lucidez, priorizar lo qué es importante y aprendes a restarle importancia a lo que no.

Y como dicen por ahí, si no tienes tiempo para hacer 10 minutos de meditación, entonces haz 20 😉.

7. Encuentra la forma de meditación que se ajuste a ti y a lo que necesites 

El último de mis consejos para meditar es que encuentres el tipo de meditación que se ajuste a ti. Existen muchos tipos, es probable que te sientas más cómodo con una u otra práctica.

También existen meditaciones guiadas o puedes usar alguna app para meditar en la que lleves un registro de tu progreso. 

Te recuerdo, eres tú y es tú progreso así que no te apresures, valora tu práctica tal como es, encuentra lo que se ajuste a ti, y aprende a escuchar qué es lo que necesitas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *